lunes, 2 de marzo de 2015

Reseña: Daemonolatreia, Aquelarre (Nosolorol)

Daemonolatreia supone la incursión de Miguel Ángel Ruiz en el mundo de la demonología, en sus 272 páginas, dotando al juego de Aquelarre de una poderosa herramienta con la que construir el trasfondo de nuevas aventuras y desventuras para aquel que se atreviese, dependiendo de su buen juicio. Con la excelente calidad que ya vimos del códice de reglas básicas, también publicado por Nosolorol, este suplemento se presenta en tapa dura y pliegos de hojas cosidos y pegados de gran colorido rojo, usando una maquetación similar al manual básico salvo en la tonalidad. Con portada de Jaime García Mendoza (cuyo arte se puede ver aquí), en la que queda resaltado el característico logo del macho cabrio que se ha convertido en el icono de esta colección, y rodeado de un extraño conjunto de símbolos cabalísticos que es mejor no comprender, por suponer una ofensa a la Santa Iglesia Apostólica Romana, ora pro nos.


Por otra parte, la contraportada mantiene la tonalidad rojiza, esta vez sin mayores símbolos que la pretendida simulación de cuero sobre tapa rugosa. Por parte del facebook de Nosolorol se nos hizo llegar la aparición de algún pequeño error de tipo ortotipográfico en el texto que acompaña la contracubierta, pero no son mas que dos menudencias que se resumen, como podeis observar, en que gerarquía es con j y les falta un i en defintvo. Nada grave, al fin y al cabo (y ya corregido en la versión pdf, gratuita junto con el libro).


Nada mas abrir el libro hallamos un árbol que nos describe de manera detallada la jerarquía infernal, con la que se dirime la posición de poder de cada cuál en el averno. Si bien es cierto, que en el manual de reglas ya se nos mentaba la existencia de este contubernio de seres malvados, encontraremos mayor información y recursos así como una ampliación de la hagiografía infernal de estos ángeles caídos. Antes de entrar en detalle en cada capítulo, quiero resaltar que yo me vengo refiriendo al manual de lujo o códice que contiene las reglas básicas de Aquelarre, pero también se encuentra disponible una versión abreviada, mas reducida, en tapa blanda, y en blanco y negro, el Aquelarre Breviarium, que es igualmente útil, de tal modo que tanto en este suplemento, como en Ars Maléfica, cuando se refieren a algo aparecido en el manual básico aparecen dos números de páginas entre corchetes para que puedas buscarlo en cualquiera de los dos de que dispongas.


Antes de comenzar con el contenido del suplemento y siguiendo al árbol genealógico del infierno, encontraremos una pequeña historia, Umbrae Praeteriti (Las Sombras del Pasado), de 10 páginas que no voy a reventar pero que ayuda al ávido lector a introducirse de lleno en el ambiente .


Pars I Daemonologia, donde se nos hace descubrimiento de una nueva competencia, demonología, que partiendo de cultura supone una especialización del conocimiento mágico, y que no solo supone el grado de conocimiento sobre demonios que uno pueda poseer, sino ademas, la capacidad de comunicación con los mismos. Con datos referentes a su uso y a los pactos demoníacos (algo que siempre me ha atraído desde mi mas tierna infancia jugando a Stormbringer) y los diferentes tratos que pueden darse entre unos y otros, se amplía la información con diversos tomos y tratados sobre el tema en cuestión. Se añade por ende otra nueva competencia, la de criptografía, también basada en cultura, que nos permitirá usar y descifrar aquellos escritos que se debieran mantener fuera del alcance del vulgo mas piadoso.


Pars II Daemonolatreia, que no solo otorga el nombre al suplemento sino que es la parte mas extensa del mismo con mas de 100 páginas del total. Daemonolatreia es difícilmente traducible pero si intentamos dividirlo en daemon (demonio) y latreia (-todos) llegaremos a comprender el sentido de este recopilatorio de demonios, tanto menores como servidores. Además se añade a los Mashkîth, haciendo uso de la cábala, estos oscuros espíritus que merodean el Árbol de la Muerte se alimentan de los deseos y anhelos de sus victimas, siendo bastante caótica su intromisión y aleatorio el resultado. Por último descubrimos que a la llamada de los demonólogos no solo acuden seres del infierno, también hay puertas y caminos intermedios en que habitan otros, cuya función variará según sea la magia usada para convocarlos.


Pars III Goetia, con alrededor de 90 páginas, la magia demonológica nos provee de gran cantidad de hechizos, conjuros y encantamientos de hasta vis séptima, entendiendo a la misma como goecia, es decir, magia negra de origen infernal.


Pars IV De Hominibus Alienis Animisque Corum Obscuris, posiblemente uno de los capítulos mas interesantes, en cuanto nos presenta el trasfondo y datos relativos a las gentes y cofradías que hacen uso o se relacionan con los conocimientos antes manifestados. La Cofradía de Judas, la Cruz Negra o la Encomienda de San Cipriano suponen un añadido de riqueza y soporte que pueden resultar la base ideal sobre la que cimentar una pequeña aventura o un largo arco argumental.


Pars V Opus Diabolicum, u obra del diablo, supone la adición de la nueva profesión de demonólogo así como diversos orgullos y vergüenzas ad hoc. Especialmente me ha encantado la de copero (vergüenza de 3 puntos) que predispone al jugador como servidor o "copero" de una entidad diabólica, pero que puede ser llevado mas allá del mero termino, convirtiendo a nuestro sufrido PJ en el surtidor de sangre de upiros, lamias o brucolacos, servicio sumamente evocador para introducir a un PNJ traidor en una partida que se vuelva en contra de los jugadores en el momento en que así se lo ordenare su señor.

Acabamos con Fabula: Ultio Infecta (que vendría a ser algo así como Venganza Infecta), aventura que hace uso de la información del suplemento y nace de las consecuencias de una aventura anterior, El Rostro de la Bestia, de Ricard Ibañez y que fue publicada en el suplemento de la primera edición Lilith. Curiosamente desde Nosolorol se ha dejado caer que por el aniversario del juego se reeditará un suplemento antiguo, podría ser ....