lunes, 20 de abril de 2015

Construye un tablero para Heroclix

Como ya he comentado anteriormente, me encanta usar figuras de Heroclix, de la serie de El Señor de los Anillos o del Hobbit, para mis partidas con El Anillo Único, buena mezcla ¿verdad?. Pero el problema reside en el tamaño de las bases de las mismas, que no te permite usar un flip-mat de cuadrícula tipo Pathfinder o D&D. En el caso de estos últimos juegos la cuadrícula mide 2,6 cm por lado, mientras que en el caso de Heroclix pasamos a 3,8 cm, por lo que pasarían a ser miniaturas de tamaño grande, en vez de mediano. Por otra parte, los mapas que se incluyen en los Starter Sets son muy bonitos, pero no te permiten pintar encima de ellos con bolígrafos no permanentes como en el caso de los flip-mat, por lo que tendríamos que estar cambiando a cada paso de mapa o directamente solo utilizarlos para marcar la posición relativa en combate. Pero hay una manera fácil y económica de solucionarlo, construyendo un sistema modular de baldosas con tiles en los que se pueda dibujar encima.


Solo necesitamos unos cartones (para dar consistencia), forro auto-adhesivo y una cuadrícula del tamaño fijado. Imprimimos una de las cuadrículas que os dejo a continuación, yo he optado por la mas básica pero también podéis imprimir una mas elaborada que refleje suelo de caverna o el manto del bosque, a vuestra elección. Pegamos sobre el cartón y recortamos los bordes. Procedemos a forrarla y ya está hecho. Al haberlo forrado podremos pintar encima con bolígrafos no permanentes, del tipo velleda, que se borran fácilmente.


Como veis, se puede usar cual tile que queráis como suelo. Lo único importante es que lo imprimáis a tamaño 19 x 26,6 cm, con cinco filas de cuadrados en horizontal y siete en vertical. Yo he optado por pegarlo sobre un cartón para que me dure mas tiempo, pero podéis imprimirlo sobre cartulina blanca y forrarla por las dos caras, así ocupará menos espacio y será mas fácil de transportar.

Como resultado final, subo una foto, usando las minis de Heroclix, con dos baldosas de cuadros, representando la aventura introductoria de El Anillo Único, la campana del pantano, donde la compañía de aventureros, en su viaje por el Bosque Negro, en busca de unos enanos extraviados, se cruzan con un Troll que presenta unas sospechosas heridas previas. Muy útil para ayudar a representar gráficamente las posiciones de ataque, vanguardia, abierto, defensivo y retaguardia, así como para usar habilidades de los enemigos, como el salto poderoso de las arañas.