jueves, 24 de septiembre de 2015

Aventura para FATEbringer: El Gambito de los Locos

Después de liberar la adaptación de Stormbringer al sistema FATE, lo que toca es probarla. FATEbringer es un escenario de campaña que se ambienta en los Reinos Jóvenes ideados por la pluma de Michael Moorcock. Un mundo de brujería y criaturas caóticas que amenaza la cordura y la integridad de sus habitantes. En este módulo he tratado de recoger todo el ambiente opresivo, oscuro y macabro que se respiraba en el original. Personalmente creo que es una buena puerta de entrada para los que no conozcan el sistema FATE, usar un juego clásico, de espada y brujería, con mucha acción, sangre y alimañas sacadas de las peores pesadillas pueden ser un lugar de encuentro común donde reconciliar a muchos grognards de la vieja escuela con los fundamentos del juego indi por excelencia.



Esta aventura es muy abierta y permite múltiples modificaciones por parte del director de juego. En mi experiencia, cuando la use para probar la adaptación acabé cambiando unas cuantas cosicas sobre la marcha que me parecieron muy útiles. (ALERTA SPOILER, no leas mas allá si no vas a dirigirla) En primer lugar, cuando el grupo de jugadores se dirige a la Fortaleza de la isla para rescatar a la pobre Elysande y penetran en las cárceles inferiores se encuentran con el preso medio loco que les da una información vital para derrotar al hechicero pantangiano al final, pero cuando vuelven ya no lo encuentran en la celda, que ahora está vacía, de ese modo les hago comerse la cabeza con la identidad de ese personaje, pequeños detalles que dan vida a la partida. Mas tarde cuando vuelven a Menii y tratan de buscar la forma de sacar del letargo a la joven embarazada, viendo que tenían ganas de explorar un poco la ciudad les dejé en sus manos todo el peso narrativo en los mercados y tiendas. Antes de volver a la isla por segunda vez, y preocupado por el nivel de los enfrentamientos que iban a tener, permití que la bruja les diera cuatro medallones, con el símbolo del agua, tierra, fuego y aire, que una vez por sesión les otorgará un aspecto de invocación gratuita al conjurar al elemental con el que estuviera relacionado, con lo que se demuestra que se pueden introducir objetos mágicos con rapidez y sencillez. Una vez de vuelta la partida se descontrola con una aventura tipo horror survival al tratar de sobrevivir a los efectos de la magia caótica, y las escenas son muy divertidas. En cuanto a Mmnerff, el gato demonio con siete vidas, en vez de situarlo en una sala del tesoro lo saqué en un pasillo sin fin, en el cual los jugadores comenzaban a huir, temerosos del puñetero gato que se levantaba una y otra vez, mas poderoso en cada nueva vida. En cuanto al final, en el módulo he optado por el mas macabro y trágico posible, como he dicho en la introducción, ad hoc al ambiente opresivo y oscuro del mundo. Pero luego me corté y les dí la posibilidad de salvar a la joven embarazada. Tras acabar con Varak Z'oon e interrumpir su ritual para reencarnar a Baughtraa, la chica se eleva sobre los aires, con los ojos rojos y hablando en una lengua desconocida mientras los personajes se unen en una contra - invocación, uniendo fuerzas contra una dificultad Enorme(+4) y consiguen expulsar al ente de la dimensión diabólica, final feliz y todos contentos.

Con esto trato de expresar que la aventura es abierta a todas las modificaciones que queráis incluir, solo es un guión para que juguéis de la manera que mas os plazca, y sobretodo que os divirtáis. Pequeñas notas dan mucho color al juego, por ejemplo, antes de la partida no tenía ninguna ficha para representar los puntos de destino, así que me acerqué a una tienda de chuches y compré un montón de monedas de chocolate (de esas que llevan el envoltorio dorado) y tras un primer momento de broma con la amenaza de desaparecerlas en cinco minutos acabaron dando color a la representación. Sobre todo dejad libertad a los jugadores, cuando lleguen al mercado de Menii dales todo el peso narrativo, que sean ellos los que describan las escenas y la interacción con los mercaderes. Que se involucren, tras el primer impacto con estilo y consecuente daño le pedí al compañero que describiera cómo había sido, tras unos primeros titubeos y asomo de vergüenza todos se liberaron y relataban con todo lujo de detalles sus acciones y empresas. La partida fue un lujazo y nos lo pasamos genial, que al fin y al cabo siempre es el objetivo. Sigan jugando!!