martes, 29 de septiembre de 2015

Reseña: Rocket Age (Cubicle 7)

Rocket Age, de la editorial Cubicle 7, es un juego de rol fresco, sencillo y con un rico trasfondo para usar en nuestras mesas de juego. Imaginad mezclar Spirit of the Century con Walküre, dadle un toque pulp molonista y el resultado será Rocket Age.


Nos encontramos en el año 1930 de nuestra era cuando Einstein, Tesla y Goddard se unen para construir un cohete y mandarlo a Marte. No solo logran su objetivo sino que además descubren que el planeta rojo no está deshabitado. La comunicación con las nuevas especies alienígenas es rápida y Nikola Tesla, explorando unas ruinas marcianas descubre el secreto para construir un arma lanza rayos. La carrera espacial acaba de recibir un impulso alucinante. 


Rápidamente el resto del mundo se lanza al espacio conquistando nuevos lugares y descubriendo ancestrales secretos. El escenario del juego se sitúa en 1939, justo antes de iniciar la segunda guerra mundial, pero con un mundo totalmente diferente al que conocimos en las clases de historia. Los comunistas tienen una base en la luna, mientras que los nazis se ocultan secretamente en Mercurio. Desconocidas razas espaciales amenazan la vida humana, mientras que el sistema solar se nos comienza a quedar corto. Todo un mundo de posibilidades.


La maquetación del juego es sencilla y en blanco y negro. En sus poco mas de 250 páginas podemos encontrar una ambientación fantástica de ciencia ficción vintage, un sistema de reglas sencillo y rápido y una enorme cantidad de información para usar. Algo bueno que tiene, es que cada apartado en el capítulo de ambientación da múltiples ideas para futuras aventuras, ayudando y espoleando la imaginación del director de juego en cuyas manos caiga este libro.



El sistema empleado en el juego es el mismo que usa Cubicle 7 por defecto, y que también aparece en uno de sus buques insignia como Doctor Who. El sistema Vortex emplea dos dados de seis que sumados al atributo y habilidad deben superar una dificultad prefijada, que va desde 3 (increíblemente fácil) hasta 30 (prácticamente imposible). Además se tiene en cuenta la cantidad que por exceso se supera la dificultad. Por ejemplo si solo conseguimos entre 0-3 la dificultad establecida habremos conseguido el objetivo de nuestra acción, pero a cambio de un coste, o si se trata de un enfrentamiento solo haremos la mitad del daño. Si nuestra tirada está entre 4-9 por encima del número objetivo lograremos el objetivo y haremos todo el daño, mientras que si superamos por 10 o mas la dificultad con nuestra tirada se considera un éxito crítico, haciendo 1.5 veces el daño normal de nuestro ataque. Lo mismo ocurre con los fallos, el grado de nuestro error se medirá en tres escalas según de lejos nos hallamos quedado en nuestra tirada con respecto al número objetivo que debíamos superar. Todo fácil y simple.


La creación de personajes es también sencilla y rápida. Tenemos una serie de puntos de creación para repartir. Podemos elegir mas allá de la raza humana, gastando mas puntos, aunque los aliens poseen rasgos específicos que pueden resultarnos útiles. Tras escoger la raza con unos atributos prefijados podemos repartir mas puntos para subirlas o para comprar habilidades o Traits (Rasgos). Los rasgos pueden ser buenos, y nos costarán puntos de creación, mientras que los rasgos malos nos penalizarán en la partida pero nos darán puntos para emplear en la creación del personaje. Además se incluyen los puntos de historia, característicos de cualquier juego indi actual, que nos permiten realizar acciones imposibles y escapar de la muerte en la aventura.

En definitiva un juego muy interesante, rápido, sencillo y con múltiples opciones e ideas a desarrollar. Si tenéis la oportunidad dadle algo de tiempo porque seguro que no os vais a arrepentir. Sigan jugando!!