martes, 22 de diciembre de 2015

Reseña - Rolemaster Fantasía (La Factoría de Ideas)



Rolemaster es un juego especial. Incluso para los que nunca lo han jugado. Comúnmente se le conoce como el juego de las tablas. Tablas y mas tablas para solucionar cualquier situación que se puede originar durante una partida. Y en cuanto a tablas y complicación Rolemaster Fantasía es el rey. El sistema original que llegó a España a principios de los 90 fue la segunda edición del Standard System de Iron Crown Entertainment. Publicado por JOC Internacional siempre se le consideró la versión avanzada de El Señor de los Anillos (Middle Earth Roleplaying, MERP en inglés), pero no es verdad. Primero apareció Rolemaster en 1980, un sistema genérico de fantasía heroica que competía directamente con D&D. Al carecer de entorno de campaña (posteriormente se le creó ad hoc El Mundo de las Sombras) los aficionados de la Tierra Media de Tolkien lo adaptaron, simplificándolo, para crear uno de los juegos mas reconocidos como fue el MERP. En España se publicó en su versión de manuales separados (al estilo D&D) con el Manual de Combate, el de Personajes y Campañas y el de Hechizos. Mas tarde se revisó el sistema y se hizo mas complejo, mucho mas complejo. En su cuarta edición se editó el Rolemaster Fantasy RPG, que llegaría a nuestras tierras de manos de La Factoría de Ideas. Una de las principales novedades era que se concentraba el núcleo de reglas en un solo libro. Un manual era suficiente para jugar. Como añadido surgieron una ingente cantidad de suplementos que lo ampliaban: tablas detalladas para cada arma de combate, listas hasta nivel 50 para los tres reinos de magia, mas razas y profesiones, etc... Pero los cambios eran mucho mas profundos. El sistema incrementaba la complejidad, y fácilmente podías tardar tres horas de reloj en hacer un par de fichas, sin exagerar. Si antes el para calcular tu bonificador de ataque con armas de filo bastaba con sumar los grados desarrollados y tu modificador por FUErza, en Rolemaster Fantasía serían tres los modificadores (FUErza + RAPidez + FUErza) y tendrías que tener en cuenta la especialización. Se incluían rasgos de interpretación, talentos y defectos, paquetes de adiestramiento. Toda una serie de mejoras que satisfacían a los veteranos, pero que repelían a todo aquel profano al mismo juego. Hoy en día estamos inmersos en el segundo beta playtesting de la nueva versión de este clásico, Rolemaster Unified. Un juego destinado a unir todos los sistemas empleados a lo largo de sus mas de 30 años de existencia y recuperar a una empresa como Iron Crown Entertainment (ICE), que tras su quiebra, lucha por recuperarse de una manera mas humilde y en formato digital. Esperemos que tengan suerte, porque el juego se lo merece.


En el manual de reglas solo encontramos cinco razas: Hombres comunes, Hombres altos, elfos del bosque, enanos y medianos. Para poder jugar con medio elfos, elfos altos o grises, corsarios, campesinos, medio orcos y otros habría que acudir al suplemento de Personajes. Pero con estas razas da para jugar muchas partidas.



Tablas, tablas y mas tablas, al menos eso es lo que dicen. Todo lo que te puedas imaginar se puede resolver mediante una tabla de maniobras estáticas o en movimiento. Con solo dos tablas tienes todo controlado.


Bribón, luchador, ladrón, clérigo, mago, mentalista, bardo, indagador y montaraz son las 9 profesiones incluidas (aunque en otros suplementos se superaba la veintena). Cinco razas y nueve profesiones, dan 45 posibles personajes, para no cansarse nunca.


Algo que fue muy explotado en El Señor de los Anillos (MERP), las tablas de hierbas y venenos. Recuerdo con cariño todas las misiones que dejábamos en suspenso dedicándonos a forrajear por el bosque, buscando incrementar nuestro herbolarío. Y lo útil que era.


Tablas de criaturas y animales, en solo dos caras tienes todos los enemigos que puedas usar a lo largo de tu campaña. Tampoco hace falta nada mas.


En cuanto a los hechizos, la magia se divide en tres reinos: esencia, canalización y mentalismo. Y a su vez en abierta, cerrada y específica de cada profesión. En este manual se nos provee de entre 10 y 6 listas para cada una. Las listas alcanzan el nivel 10 (y os aseguro que es dificil llegar a nivel 10). En los suplementos de cada reino se detallaban mas de 2000 conjuros, aunque muchos sin utilidad real en el juego.


Tablas de ataque condensadas. Una sola tabla para filo, contundentes, a dos manos o garras y colmillos. Con los modificadores necesarios para que cada arma en particular sea única. El sistema de Rolemaster es muy criticado, a veces, por mortal y sanguinario, pero es increiblemente espectacular. Recuerdo una de mis primeras partidas con un elfo mago de nivel 1, en la que fui capaz de acabar con un kraken de un solo disparo de flecha. Tres tiradas abiertas y un 80 en el crítico, jamás volví a tener tanta suerte. Es imposible que esta situación se pudiese repetir con otro juego.



Y si el sistema es complejo, la ficha no lo iba a ser menos. Cuatro hojas con características, grupos de habilidades, especialización de habilidades, mas equipo y pertenencias. Muy completo.


Si surge la posibilidad de conseguir este manual no hay que dejarlo escapar. Un registro de normas y reglas que pueden ayudar a cualquier master a comprender mejor el juego, así como un sistema complejo que recrea perfectamente un enfrentamiento. Un must have para cualquier simulacionista. Sigan jugando!!