martes, 14 de marzo de 2017

Reseña: Fundido en Blanco para Cultos Innombrables (Nosolorol)

FUNDIDO EN BLANCO
Escrito por: Manuel J. Sueiro y José Lomo
Portada e ilustraciones de: Javier Charro
Corrección por: Ana Navalón
Diseño y maquetación por: Manuel J. Sueiro, Javier Charro, Esther Sanz y Cecilia Jos
Imágenes de stock de: Roger Karlsson, Riverta y Bashcorpo
Formato: 132 páginas a todo color, papel satinado, tapa dura
2017 © Nosolorol Ediciones



Se ha hecho esperar pero ya está aquí el primer suplemento para Cultos Innombrables (si, la pantalla no es un suplemento, es un accesorio). Fundido en Blanco es una colección de tres aventuras que pueden jugarse de manera continuada para generar el arco argumental de una pequeña campaña conectada por la inquietante presencia de una familia muy particular, los White. Y digo que es un libro de aventuras porque, a pesar de toda la información que se nos provee, esta no deja de estar vinculada y dirigida para enriquecer el trasfondo de los módulos presentados. ¿Puede reutilizarse con posterioridad? por supuesto, pero continuando o expandiendo la campaña en progreso. Mas allá de los White y su culto no presenta ninguna añadido extra.


Unas 40 páginas de trasfondo y 90 de aventuras divididas en tres escenarios que se encadenan en el tiempo. Fundido en Blanco supone la llegada a edad adulta de Cultos Innombrables, marcando las enormes diferencias que le separan de otros juegos de temática cthuloidea. Cultos Innombrables se identifica más con John Carpenter, Robert Rodriguez o Wes Craven que con H.P. Lovecraft, es más cinematográfico que literario, más gore y menos psicológico. En ciertos momentos tienes la sensación de que Fundido en Blanco bien podría haber sido un suplemento para Fragmentos y seguiría funcionando igual. Las referencias al cine de terror son constantes y abundan entre sus páginas: Las Colinas tienen Ojos, Saw, El Silencio de los Corderos, La Matanza de Texas, El Proyecto de la Bruja de Blair... 





La primera aventura que encontramos es Aguijón en la Retina, y que sirve como introducción y primer acercamiento a la familia White. En ella los jugadores deberán acompañar a un joven inquietante hasta la misma granja de la familia. El camino, por supuesto, no estará libre de peligros y se conocerán nuevas amenazas que tratarán de impedir el viaje.

A continuación, y tras haber jugado la primera aventura, se supone que la inquietud y necesidad de conocimiento impulsará a los jugadores a buscar algún tipo de información sobre tan peculiar familia. La única fuente que encontrarán se trata de un antiguo documental llamado Fundido en Blanco. Este escenario en particular tiene su complejidad tanto para jugar como para dirigirlo puesto que en determinados momentos se tendrá que asumir la identidad de los realizadores del mismo, siendo su actuación lo que los PJs verán en pantalla. Es una idea genial para llevar a la mesa aunque debe ser manejada con cautela.

El libro se cierra con Simiente Negra cae al Pozo, otro acercamiento a  los White, en donde no serán los protagonistas principales. Volvemos a las referencias cinematográficas con una simulación de The Game o Saw y sus juegos enfermizos. Nuevos parientes perdidos y desconocidos, una colaboración imposible y el descubrimiento de una empresa que se dedica a un "entretenimiento" no para todos los gustos.





En definitiva estamos ante un conjunto de aventuras muy interesantes y que promete varias tardes de acción y terror por igual en la mesa de quien se atreva. La presentación final mejora con respecto al manual de reglas al estar ilustrado por una única persona, Javier Charro (cuyo buen hacer ya hemos visto en The Dresden Files o lo poco que se va filtrando de la adaptación del SRD de quinta) manteniéndose la uniformidad. Aunque se echan de menos los relatos iniciales que presentaban cada capítulo de la pluma de Rosendo Chas y que eran tremendamente evocadores.



Una buena compra aunque se separe tanto de las tesis clásicas de los Mitos, donde estos no son el leif motiv si no algo meramente tangencial, mientras se centran en un terror diferente, aunque atrayente. Puede que la consolidación del genero de Cultos Innombrables no guste a los más firmes seguidores de La Llamada de Cthulhu, pero si te acercas al juego sin premisas, buscando un buen juego de horror y acción espeluznante descubrirás que las bases son sólidas y el camino iniciado interesante. Sin más me despido y como siempre digo, sea a lo que sea: Sigan jugando!!