viernes, 10 de mayo de 2019

¿Sabemos jugar a Cultos Innombrables? Consejos y ayudas para llevarlo a la mesa

Tras años y años jugando a un juego clásico como La Llamada de Cthulhu, o nuevas iteraciones como El Rastro de Cthulhu o tremulus, se ha establecido un paradigma interno en cuanto a la llevanza de cualquier juego que haga uso de los Mitos de Cthulhu. Un condicionamiento mental que nos lleva realizar una y otra vez las mismas partidas, con los mismo tropos y tramas, en unos y otros. Pero hete aquí que disponemos de un juego distinto que rompe con todo lo establecido hasta ahora dentro del genero, Cultos Innombrables.


Cultos Innombrables pretende ser un juego que sitúa los Mitos creados por Lovecraft y su círculo en un entorno actual, huyendo de los consabidos años 20 y 30, dándole un giro de 180 grados a las historias contadas. En esta ocasión no seremos mojigatos investigadores tratando de salvar el mundo, no nos veremos sobrecogidos ante el pavoroso y desquiciante conocimiento que iremos desvelando. Más bien nos pondremos en el lugar de aquellos que buscan la utilización de aquellos poderes arcanos que van más allá de cualquier conocimiento, actual o perdido, tratando de domeñarlo a nuestra voluntad. Cuidado, eso no nos convierte en personajes malvados o pérfidos, no somos los némesis a los que nos enfrentábamos en La Llamada. Hay que comprender que los personajes de CI no buscan el mal en sí mismo, solo el poder que este conlleva, por tanto están dispuestos a superar cualquier impedimento ético o moral para conseguirlo.

Una veterana actriz de cine que ve cómo sus mejores años pasaron y ya no tiene lugar en la industria, estando dispuesta a cualquier cosa para recuperar su juventud. Un padre amoroso, cuya hija ha sido desahuciada por los médicos, dándola apenas unos meses de vida, y que haría lo que haga falta por salvarla, lo que sea. O un tiburón de las finanzas que solo busca medrar en un mar con peces mucho más grandes que él. Este bien podría ser un grupo de personajes integrantes de un culto de Cultos Innombrables

Uno de los problemas que veo con diferentes propuestas mostradas para este juego es que seguimos teniendo el mismo paradigma establecido en nuestro cerebro y por tanto no salimos del ciclo. Si la partida que estamos preparando se pudiera jugar indiferentemente con cualquier otro juego de los Mitos, como los ya mentados, es que no lo estamos haciendo bien. No jugamos para salvar el mundo. No debemos pretender evitar que los antiguos rompan el velo de la realidad penetrando en nuestra existencia. No vamos a huir de manera desesperada de la presencia de Nyarlathotep. Más bien nos inclinaremos ante él esperando su favor.

Una partida de Cultos Innombrables debe ir dirigida a la búsqueda de poder, potenciando la codicia, ego o necesidad de los personajes. Los jugadores deben ser conscientes de las motivaciones de los mismos desde un primer momento, y del precio que deben estar dispuestos a pagar para conseguir sus metas. Por tanto, la creación de los mismos debería hacerse de manera sesuda y a conciencia, siendo a un juego al que no recomiendo por tanto jugar con personajes pre generados. Y sé que no siempre es posible, y de la comodidad de que dotan, pero llegar a comprender en su totalidad el leif motiv de un pj es imprescindible en este caso.

¿Y sobre qué pilar debe girar la temática de estas partidas? Principalmente en un acercamiento e interacción mayor con los Mitos de la que estamos habituados con otros juegos cthulhoideos. Como ya he mencionado anteriormente, aquí no huimos de la presencia de un dios primigenio, si no que la forzaríamos tanto como nos fuera posible. En términos más comunes, podemos decir que Cultos Innombrables sería un juego de alta fantasía mientras que La Llamada de Cthulhu es de baja fantasía, si entendiésemos los Mitos como fantasía. Al igual que en Stormbringer o Clásicos del Mazmorreo pactaremos con patrones sobrenaturales, extraterrestres o de más allá de la imaginación para gozar del poder con que proveen a sus seguidores. Realizaremos sacrificios y honraremos su nombre en pos de obtener su beneficio.

Eso significa que la mayor parte del tiempo podremos dedicarnos a realizar aquellas tareas que compongan la historia de nuestro personaje, con unas capacidades que irán más allá del hombre común, mientras que, de manera esporádica, este patrón sobrenatural nos exigirá misiones o pruebas que nos resultarán incomprensibles. Tareas sin nexo común ni explicación plausible que formarán parte de un juego mayor, que se escapa a nuestro entendimiento, del que seremos meros peones en un tablero de ajedrez cósmico.

Cuando se piense en una partida para Cultos Innombrables se tiene que tener en cuenta varios puntos. Primero es el toque amoral. Matar, torturar, engañar o robar no serán tabúes con los que los personajes no puedan lidiar. Ninguna acción, por poca ética o ilegal que pueda resultar, debería desdeñarse, en tanto y cuanto ayuda a conseguir el objetivo buscado. Tal y como se dice: el fin justifica los medios, y en Cultos Innombrables marca la propia filosofía del juego. Segundo es la mayor presencia de los Mitos en la vida corriente. Si bien siempre recomiendo que el ámbito sobrenatural en las partidas de horror de La Llamada debería reducirse al mínimo para aumentar el impacto al hacer su uso, en el caso que tenemos entre manos debería ser al revés. Deja que los personajes se sumerjan por completo en la rareza y extrañeza, que se rodeé por completo de lo inefable e inenarrable, que forme parte de ello. Porque al final y lo que de verdad marca Cultos Innombrables es que aquí los personajes SON LOS MITOS DE CTHULHU.

Espero que tengan en cuentan las someras líneas maestras que he ido desarrollando en este artículo para su próxima partida de Cultos Innombrables. Si se quiere consultar o profundizar, recuerdo la partida para el juego que muestra mi propuesta como es Índigo (enlace aquí). Y, sobretodo, que cambien su esquema y presunciones adquiridas antes de ponerse a los mandos de este gran juego. ¡Sigan jugando!

4 comentarios:

  1. Es difícil cambiar ese chip, incluso aunque sepas que tienes que cambiarlo, pero coincido con lo que expone el artículo.

    Diría incluso más, ya que a mi parecer ni siquiera desde la editorial con los productos oficiales, creo que se llegue a cambiar ese chip del todo, siempre tengo la vaga sensación de: ¿Esto es todo lo que puede ofrecer la premisa de cultos? y la verdad también un poco de decepción.

    ¿No os pasa lo mismo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es un poco complicado porque al final tendemos a lo conocido, y de ese modo perdemos lo que puede ofrecernos, de diferente, este juego.

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo. Creo que desde la editorial no han sabido explotar todo el potencial que tiene el juego.

      Eliminar
  2. Buen articulo, admito que al principio me descoloco ya que tendia a ser buena, pero despues de tantas partidas ya le coges el gusto a ser mala y esta genial la partida jajaj . Saludos

    ResponderEliminar